Hace ya días que se emite este anuncio. Imágenes reales, voz en off, una música emocionante…  vamos, que está claro que no ha costado una millonada. Sin embargo, es épico y directo, consigue que prestes atención y que lo disfrutes. Un excelente guión, una buena edición y un mensaje final soberbio.Pero sobre todo, consigue explicar muy bien el espíritu de la regata. Una solución simple y efectiva, como nos gustan a nosotros.